Idiomas Español Portugués
Suscríbete, ingresa tu email:
Lunes, 30 Enero 2017 20:42

Si te disfrazaste en Halloween esto fue lo que pudiste haber dicho de ti, psicológicamente hablando

Valora este artículo
(0 votos)
Lo que halloween dijo de ti

Diferentes estudios ya han revelado que el miedo hace parte de una respuesta evolutiva para la supervivencia de la especie.
Sentir temor hacia ciertas circunstancias que amenazaron nuestra vida funciona como una alerta que nos protege del peligro, y se cree que estos miedos que estuvieron presentes en la vida diaria de nuestros antepasados evolutivos terminaron formando parte de nuestro ADN. Esta es la razón por la cual sentimos miedo hacia animales como las arañas, o la oscuridad, aunque no representen un peligro real.

También se dice que aprendemos y desarrollamos nuestros miedos durante nuestra infancia con el mismo objetivo de evitar los peligros; sin embargo, ahora lo hacemos de una manera más dinámica, sin estar expuestos directamente a las amenazas. Eso explica los juegos de persecuciones o de monstruos con nuestros padres, y posiblemente también nuestra necesidad de asustarnos con películas de terror, o celebrar fiestas como Halloween, los cuales nos exponen a situaciones no reales que nos entrenan para momentos que puedan resultar peligrosos.

Otro punto de vista que podemos analizar es lo que podríamos considerar el aspecto más divertido de esta celebración para niños, jóvenes y ahora más frecuentemente adultos: los disfraces. Para una persona adulta, disfrazarse puede liberar del sentido del ridículo al sentirse emancipado de juicios y tabúes, ya que socialmente es aceptado que en esta fecha las personas tomen otros roles. Además, la búsqueda del disfraz que más se adapte a nosotros ayuda a que las personas adopten una personalidad diferente a la que tendrían normalmente, logrando expresar emociones que no se permitían tener fácilmente.

También es cierto que el uso del maquillaje y la ropa generan procesos mentales y percepciones que fortalecen la autoestima y la confianza en sí mismo, a la vez que rompe la rutina. En el contexto laboral, esta celebración tiene mucho que aportar, pues permite la inclusión de todas las personas, y además promueve la sana competencia y el trabajo en equipo al realizar concursos dentro de las compañías.

En cuanto a los niños, disfrazarse supone muchas ventajas en su desarrollo cognitivo, ya que ellos pueden adoptar otros puntos de vista diferentes al propio a interpretar otro rol; además, su empatía puede mejorar, porque empiezan a ser capaces de ponerse en el lugar del otro. También estimula la creatividad, por lo que es importante dejar que ellos escojan un disfraz, en lugar de imponérselo de acuerdo a las tendencias o preferencias de los padres; sin embargo, esto no significa que no debamos orientarlos.

A pesar de todos estos aspectos positivos, no hay que perder de vista que también existen peligros que surgen de esta celebración; no todas las personas suelen usar nuevos roles para divertirse, y la posibilidad de expresarse de manera diferente a como lo hacen en su rutina puede dar paso a que algunas personas dejen salir aspectos negativos que además son perjudiciales, como es el ya conocido caso de los "payasos diabólicos" que aterrorizan en diferentes partes del mundo. Por eso es importante hacer caso a nuestro aprendizaje evolutivo y permanecer alertas ante el peligro.

Escrito por: Sandra García
Visto 32 veces