Jueves, 16 Agosto 2018 16:35

Modelo DISC: ¿Qué tiene que ver Wonder Woman con el estudio de la personalidad?

Valora este artículo
(0 votos)
DISC

A principios del siglo pasado, el doctor William Marston teorizó su modelo DISC para el estudio de la personalidad, definiendo cuatro ‘puntos cardinales’ de la misma (‘Dominio’, ‘Influencia’, ‘Sumisión’ y ‘Conformidad’).

Más tarde, un famoso personaje de cómic sería creado con dicho modelo como inspiración. En torno al año 400 a.C., el griego Hipócrates, fundador de la medicina clásica, desarrolló la teoría de los ‘cuatro humores’. Según esta arquitectura abstracta, los cuatro fluidos presentes en el cuerpo humano (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra) debían guardar equilibrio, siendo sin embargo lo más habitual que alguno de ellos predominase, generando así un determinado tipo de temperamento: sanguíneo, flemático, colérico y melancólico.

Unos 1500 años más tarde, salía a la venta el número 8 de ‘All Stars Comics‘, protagonizado por un nueva superheroína llamada Wonder Woman (una de las primeras y, sin duda, la más popular). Firmaba como guionista del número su creador, Charles Moulton. Pero, ¿qué tiene que ver este hecho con la teoría de Hipócrates?

Un psicólogo interesado en la “gente normal”

Fácil: Charles Moulton no era más que el pseudónimo bajo el que se ocultaba William Marston, ex-profesor de psicología en la American University e inventor del polígrafo. Marston había concebido su cómic como una herramienta tanto para promoción de una referente feminista para las niñas de la América de los 40 como para la “divulgación subliminal” de algunas de sus teorías psicológicas.

Dichas teorías se fundamentaban en su modelo DISC, el primer modelo de estudio de la personalidad de la era moderna basado, como el de Hipócrates, en cuatro ‘puntos cardinales’ del comportamiento humano. Estos puntos de referencia representaban a su vez cuatro personalidades extremas que aparecen de manera combinada en todas las personas: las diferentes combinaciones posibles definen los perfiles DISC propios de cada persona.

Son todas aquellas pruebas sobre el comportamiento ético de la persona en el pasado, es por esto que evaluamos las diferentes listas restrictivas y/o que permiten hacer una debida diligencia para garantizar que la persona al menos hasta el momento de la vinculación o contratación, o incluso en el tiempo durante el cual haya sido evaluada, no esté vinculada o reportada por comportamientos ilícitos y delictivos.

El hecho que una persona no haya cometido un delito en el pasado, esto no asegura que nunca lo hará a futuro, y es por ello por lo cual utilizamos las pruebas psicotécnicas como instrumentos científicos que nos permitan identificar, conocer y predecir la futura conducta laboral de la persona.

El nombre del modelo proviene de las siglas de estas personalidades: Dominance (D), Inducement (I), Submission (S), y Compliance (C). Cabe señalar que en español lo más habitual es traducir dichos términos como ‘Dominio’, ‘Influencia’, ‘Sumisión’ y ‘Conformidad’ pero que, dado que dicha traducción resulta problemática (pues introduce matices negativos en los dos últimos estilos de personalidad), a veces la S aparece como ‘serenidad’ y la C como ‘cumplimiento’.

Al profesor Marston, un hombre de vida privada poco convencional*, como psicólogo no le interesaba en exceso el estudio de la enfermedad mental: su interés radicaba en aplicar la psicología fuera de un entorno puramente clínico, con las personas ‘normales’ como objeto de estudio. De hecho, fue precisamente en un libro llamado ‘Emociones de la Gente Normal‘ donde detalló el DISC por primera vez, ya en 1928.

¿Qué significan las siglas de DISC?

Pero, ¿qué significado real tiene cada una de las 4 siglas de DISC y en base a qué criterios se establece esa diferenciación? El modelo DISC tiene en cuenta dos ejes: cómo se percibe uno mismo con respecto a su entorno social (como superior o como inferior) y si percibe dicho entorno como favorable o antagonista. De este modo, los cuatro estilos de comportamiento según Marston quedan así:

  1. Dominio. Se considera superior a su entorno, al que ve como un antagonista. Por ello, se centra en ejercer su poder. Predomina en personas tenaces y firmes, poco amigas de andarse con rodeos, que muestran confianza en sí mismas y se enfocan en lograr sus metas.
  2. Influencia. Se considera también superior a su entorno, pero desde la perspectiva de quien lo ve como favorable. Por ello prefiere ejercer su influencia sobre los demás. Predomina en personas optimistas, extrovertidas y entusiastas.
  3. Conformidad. Se considera inferior a un entorno antagonista, por lo que apuesta por ‘hacer lo correcto’. Predomina en personas reservadas, prudentes y analíticas.
  4. Sumisión. Un perfil tendente a la cooperación (e incluso a la obediencia), porque se considera en inferioridad con respecto a su entorno pero acepta dicha inferioridad (no ve a su entorno como antagonista). Predomina en personas serenas, humildes y pacientes.

Merino, M (2018). Lamentees Maravillosa. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/modelo-disc-y-wonder-woman

Visto 262 veces
Ocultar (X)

Suscríbete a nuestro Blog