Suscríbete, ingresa tu email:
Lunes, 30 Enero 2017 17:26

¡CUIDADO! Esa es una empresa estresada

Valora este artículo
(0 votos)
Cuidado Empresa Estresada

Todos los empleos en algún momento deben soportar situaciones de presión, y las cosas no siempre salen como esperamos.

Sin embargo, es importante que esta no sea una situación repetitiva, y para ello debemos reconocer el importante papel que juegan la cultura y el clima organizacional para las compañías.

Como sabemos, el estrés genera múltiples problemas para la salud que van desde circulatorios o digestivos, hasta mentales y las compañías no deberían descuidar este escenario atribuyendo el problema a sus colaboradores, pues este tipo de situaciones generan, indirectamente, dificultades organizacionales que afectan la productividad. Entender que una persona dedica una buena parte de su tiempo a una organización nos hace responsables de permitir que esa persona lleve a cabo su labor de la manera que genere mayor bienestar posible.

Entre las consecuencias que las empresas que mantienen en constante estrés a sus colaboradores deben afrontar, encontramos:

  • Ambientes laborales negativos: Estar de mal humor puede ser una constante que por lo general atrae roces con otros compañeros de trabajo, discusiones que pueden terminar en peleas, falta de colaboración entre áreas, deterioro del respeto o liderazgo poco eficaz.
  • Ausencias laborales: Como mencionamos, el estrés genera problemas físicos y mentales que a la larga pueden resultar en incapacidades; o también se puede hablar de absentismo cuando el colaborador no desea ir a la oficina y busca cualquier excusa para evitarla.
  • Bajo rendimiento laboral: El estrés no permite que nos enfoquemos en el cumplimiento de nuestros objetivos, y el simple hecho de estar apagando incendios en lugar de estar solucionando el problema central solo generara una sensación de estar haciendo una labor de bajo impacto, aún cuando hemos estado todo el tiempo ocupados.
  • Menor satisfacción del cliente: Cuando un colaborador no se siente a gusto en una compañía, se satura, y es muy probable que esto se refleje frente al cliente, por lo que seguramente habrá una percepción de menor calidad del producto o servicio.
  • Bajas en la productividad: Una compañía productiva evita el desorden, ya que este genera que se hagan mayores esfuerzos para hacer las cosas. Es importante tener procedimientos claros sobre cada una de las actividades que se desempeñan en una compañía.
  • Mayores costos: Un clima laboral negativo se traduce en alta rotación del personal, y como ya es de saberse, esto genera altos costos para las compañías.
  • Menor retención y atracción de talento: Aunque la compañía cuente con talento natural en sus colaboradores, es muy difícil que ellos quieran quedarse en un ambiente hostil, además que es muy probable que encuentren fácilmente otro lugar donde desarrollar su potencial. Por otro lado, este tipo de reputación de una compañía suele ser abiertamente conocida, lo que evitará que las personas deseen trabajar allí.

¿Qué se puede hacer?

Existen varios factores que favorecen la aparición de estrés laboral; entre las más comunes tenemos la falta de planificación, situaciones adversas del mercado, y malos líderes. Dejar de ser una compañía estresada es un proceso largo que a la final reducirá costos, por lo que vale la pena hacerlo. Sin embargo, implementarla puede costar incluso cambiar la estrategia organizacional; por ejemplo, algunas compañías prometen cosas incumplibles a sus clientes, lo que exige que sus empleados deban trabajar a niveles muy altos de presión para cumplir, y cambiar esta realidad es realmente complicado.

Lo primero que hay que hacer es cambiar la mentalidad: primero el cliente interno, para que este cuide de nuestro cliente externo. Después, implementar procedimientos tanto para cliente interno como el cliente externo, y todos deben buscar que se hagan las cosas de la manera más práctica posible. Estos dos sencillos cambios nos permitirán abrir otros espacios igual de importantes, como la innovación y la atracción de nuevos talentos. Lo importante aquí es aceptar el cambio con buenos ojos.

Visto 483 veces