Idiomas Español Portugués
Suscríbete, ingresa tu email:
Lunes, 30 Enero 2017 17:42

5 Formas de reconocer si el horario de tu compañía es justo

Valora este artículo
(0 votos)
Horarios de trabajo justos

El planteamiento de los derechos laborales ha permitido que las condiciones de los colaboradores sean las apropiadas para desempeñarse en sus cargos de trabajo.
Uno de esos derechos elementales se refiere al tiempo que los colaboradores deben dedicar a cumplir con sus funciones, manteniendo un equilibrio con su vida personal. Pero ¿qué sucede cuando se pasa por alto este derecho?

Es probable que alguna vez hayamos vivido una jornada de trabajo que superara las 8 horas diarias, y aunque eso no quiere decir que no existan proyectos que requieran un poco más de esfuerzo, esta situación se convierte en un problema cuando es algo recurrente. El equilibrio entre vida laboral y personal es necesario para todos; aun cuando disfrutemos mucho lo que hacemos, es importante dedicarle tiempo a nuestra familia, amigos u otras actividades que también disfrutamos. Por esto, si haces parte del área de RRHH de tu compañía, no debes pasar por alto estas 5 situaciones que revelan que los horarios de trabajo pueden no ser tan justos.

  1. Aquí se sabe cuando entras pero no cuando sales: Es una frase típica de algunas industrias como la publicitaria, ¿a quién no lo desanima un afirmación de este calibre? Es indignante sentir que tu vida le pertenece a una compañía y no a ti mismo; lo preocupante es cuando las personas empiezan a adaptar este tipo de situaciones como estilos de vida, como fue el caso de Mita Diran, una joven Indonesia de 24 años que murió tras trabajar 30 horas seguidas, sin descansar, en la agencia de publicidad Young and Rubicam.
  2. No hay tiempo para almorzar: Una reunión justo al medio día o minutos antes de salir, cantidades de trabajo que no te permiten retomar energías, o falta de tiempo para tomar un respiro. Si esta es una situación recurrente, tus colaboradores están poniendo en riesgo su salud, y seguramente la productividad esperada disminuya. La clave está en saber programar.
  3. Horarios atípicos: Extender los turnos, o trabajar en la madrugada, no solo puede afectar el funcionamiento de nuestro cuerpo, sino que también puede afectar nuestra vida familiar. ¿Realmente existen cargas laborales que exigen 24/7 a tus colaboradores?
  4. Competencias silenciosas: Son aquellas en las que los mismos colaboradores se sabotean al trabajar más horas que las que exige su horario laboral, con el propósito de complacer a sus jefes, aun cuando la carga laboral no lo exige; y claro, los mismos colaboradores ven con malos ojos cuando alguno de sus compañeros se va a la hora que corresponde.
  5. Planificar no es una opción: Todos sabemos lo importante que es planificar para evitar que problemas que surjan a última hora se puedan convertir en obstáculos para nuestra labor. Lo anterior suele tomar aún más importancia cuando trabajamos en equipo, y nuestras labores dependen del desempeño de otros. Sin embargo, cuando no existe una cultura de planificación, o se desconocen los procesos, es común que la principal consecuencia sea trabajar de más para corregir aquello con lo que no contábamos o, en el peor de los casos, perder el tiempo empleado, porque se pasó por alto algo importante.
La falsa sensación según la cual mayor cantidad de horas de trabajo equivale a una mayor productividad es una teoría que carece de bases al no aceptar que los colaboradores son personas que necesitan suplir necesidades básicas, como dormir o alimentarse, que influyen directamente en el interés de realizar su trabajo.
Visto 167 veces